homepage

 

 

EEUU mantiene posesión del trono en Copa Panamericana

 

LIMA, Perú, 16 de junio de 2013 - El campeón defensor Estados Unidos derrotó a República Dominicana 25-12, 25-20, 25-18 para reclamar la medalla de oro de la Copa Panamericana Movistar de Voleibol Femenino la noche del domingo en el Coliseo  Eduardo Dibós de Lima.

 

Fue un potente rendimiento de las estadounidenses que se basaron en su gran saque y un bloqueo consistente.

 

Nicole Fawcett fue la líder anotadora de EEUU con 15 puntos, incluyendo 6 bloqueos y 3 ases. Lauren Gibbemeyer agregó 11 con 3 blocks y Kristin Hildebrand y Megan Hodge contribuyeron  9 y 8 respectivamente. Las dominicanas Annerys Vargas, Prisilla Rivera y Yonkaira Peña tuvieron 8 puntos cada una en la causa perdida.

 

EEUU se convirtió en el segundo país en defender con éxito su trono en la historia del evento intercontinental, uniéndose a Cuba que ganó títulos consecutivos en 2004 y 2005. La medalla de oro fue su tercera empatando con Brasil en el segundo lugar detrás de Cuba con cuatro.


Las dominicanas tuvieron que conformarse con su sexta medalla de plata para unirla a sus dos de oro y tres de bronce.

 

Declaraciones:

 

Kristin Hildenbrand, Capitana de EEUU: “Estamos muy contentas por que el equipo jugó muy bien conjuntado, muy unido. Este campeonato estuvo muy bien merecido. República Dominicana fue un rival duro y creo que fue un partido muy espectacular el de esta noche”.

 

Karch Kirally, dirigente de EEUU: “Nuestras atletas trabajaron muy fuerte y se prepararon fuerte para este torneo. Ese trabajo les ayudó mucho para poder lograr este triunfo y estoy contento por ellas. Todo lo que hacemos es en preparación para largo plazo. Mi staff completo ha hecho un gran trabajo”.

 

Marcos Kwiek, dirigente de Dominicana: “No es que nosotros jugamos mal ellas empezaron jugando muy bien y nos presionaron desde el principio. No supimos salir de algunas situaciones, después pudimos jugar a buen nivel, mejoramos nuestra actitud y aún así lo hicimos debajo de cómo podíamos jugar realmente.”